CMDR darkness939 profile > Logbook

Profile
Commander name:
Current ship:
CLEO'S DEMISE. [DA-001]
(Asp Explorer)
 
Member since:
Oct 30, 2020
 
Distances submitted:
0
 
Systems visited:
4,538
Systems discovered first:
1,317
¡Estrellas azules por doquier!

25 000 años luz.

Si hubiera tomado una línea recta, ya hubiera llegado al centro de la galaxia; tras casi dos meses y una infinidad de saltos, vistas, fotos y demas, aun sigo en un errático periplo en derredor al mismo. He progresado en mis esfuerzos de cartografiar o descubrir nebulosas o sistemas masivos; la mayoría han sido visitados previamente, pero no dejan de ser hallazgos interesantes.

Es notorio la cantidad de estrellas clase "O", y "B" en esta sección de la galaxia (la region "Empyrian Straits" ), tantas, que dejan moteado de azul y morado el cielo de cualquier planeta en sus vecindades; ¡es un espectáculo hermoso y majestuoso!.

enter image description here

enter image description here

¡Ah!, y finalmente (tras varios reclamos al cosmos de mi parte), ¡he encontrado señales biológicas!, ¡Hurra! ¡vivas y fanfarrias!... Claro que, las primeras resultaron unas modestas (y muy conocidas) "Anemonas Prasinium".

Bueno, que algo es algo ¿no?; varios saltos mas tardes, y ahora si entramos en el terreno de hallazgos clase "¿pero qué diablos es eso?", pues, además de varios encuentros cercanos con agujeros negros, aterricé en un planeta con formas biológicas clase "Tubos sinuosos Prasinum"; tallos cilíndricos entre petrificados y vivos.

enter image description here

enter image description here

Indudablemente, es un oceano (casi) infinito de maravillas ahí fuera.

Seguire visitando esta region, y de ahí damos vuelta.

De pie frente al abismo.

Mas dias, mas saltos y muuuchos años luz surcados.

No deja de sorprenderme y emocionarme lo mucho que ha avanzado la civilización humana, desde sus humildes orígenes en un pequeño y anodino planeta, girando en derredor a una modesta estrella.

Transito de un planeta frente a la estrella

Desde sus inicios, la especie busco la forma de entender su entorno; mitos, leyendas, religiones, supersticiones y ciencias han tratado de responder las preguntas que todos nos hemos hecho, con mayor o menor acierto; quizás se deba a que cada uno de nosotros debe hallar su propia respuesta...o quizas por que no existe una respuesta.

Puedo constar que hemos dado varios saltos en magnitud; desde las primeras expediciones humanas, debió de quedar en claro la imperiosa necesidad de comunicar nuestras ideas y hallazgos; tal vez ello fuere el germen de los idiomas, y se usaron para sincronizar las batidas y salidas. De tomar como referencia las partes del cuerpo, a orientarnos con la bola brillante en el cielo terráqueo, hasta usar las pálidas luces en el telón nocturno; la demanda de una guia nos ha acompañado en estas épocas, donde surcamos la galaxia. Tan solo nuestras unidades de medida son inmensas en comparación a las que se usaban antes de partir de la vieja Tierra; se tomó como base para medir distancias y masas al mismo cuerpo humano (con sus imprecisiones), desde dedos, pies, pasos y demas, hasta el uso de las vainas o semillas de una especie de legumbre (algarrobas creo que se llaman) para valorar la masa de monedas y demás. Ahora en lugar de pasos, medimos en segundos luz o años luz; en lugar de quilates o gramos, usamos la masa de la Tierra, o de la estrella clase G llamada "Sol" como referencia; en fin, que las magnitudes y medidas de uso cotidiano son tremendas en comparación a las de un milenio atrás.

¿Y quien sabe decir hasta donde avanzan las cosas en el siguiente milenio?.

Muchas reflexiones ociosas, meditaciones frente al vacío cósmico y varios viajes sin rumbo después, buscando únicamente sitios llamativos, creo haber encontrado mi "norte", esa guia de navegación que en la antigüedad llamaban (creo) "rosa de los vientos"; en mi muy particular caso, son las nubes de gas en torno a un sistema estelar.

Cuatro diferentes sectores dentro de la misma region galactica

Desde estrellas inmensas hasta agujeros negros, cada uno de esos sistemas es un enigma y un exitante hallazgo; recientemente me di de narices con la zona de exclusion de un agujero negro en lo que quizás fue el residuo de una supernova; el caso es que el cuerpo principal del sistema (y destino inicial tras el salto hiperluminico) es aquella esfera de negrura infinita...y tarde demasiado en reaccionar y evitarlo.

enter image description here

Para mi immeasurable fortuna, algun programador perspicaz decidió añadir una "zona de exclusion" al sistema operativo de las naves modernas, que se activa en torno a objetos hipermasivos o con una zona de gravedad inmensa. Si bien la salida abrupta de la velocidad de supercrucero provoca algunos daños a la nave, creo que es una alternativa feliz en comparación a ser aspirado, retorcido y reducido a un hilo de partículas subatómicas.

Al menos consegui sobrevivir (por ahora) al encontronazo, añadir una anécdota a mis viajes (y fotografías para darle peso), una ingente cantidad de datos sobre agujeros negros y otros sistemas...y algunos daños a la planta de poder de la nave.

En lo que hacía el recuento de daños y la revision de sistemas, ahí frente a esta inmensa incógnita estelar, donde el mismo espacio se colapsa, recordé una antigua frase, de un pensador terráqueo que decía: "Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti".

enter image description here

Frente a ese ojo estelar, veo mis miedos, inseguridades y demás flaquezas humanas reflejarse en la cabina, y sin embargo, de pie ante el abismo, me siento renovado, y no poco reconfortado; pues he podido plantar cara a lo desconocido.

Tal vez estoy [s]enloqueciendo poco a poco[/s] creciendo como persona...tal vez.

"Dos caminos se bifurcaban..."

Recuerdo haber leído que el primer intrépido piloto independiente en llegar a Sagitario A, el CMDR Zulu Romeo, realizo su (medio demente en aquel entonces) proeza abordo de una nave clase "Cobra" MK III (llamada "Useless Reptile") el primero de diciembre del año 3300.

Desde entonces, una ingente cantidad de pilotos independientes han realizado el recorrido, cada cual a su propio ritmo y estilo (han viajado desde en humildes naves clase "Sidewinder" hasta en lujosos cruceros clase "Beluga"...y todo lo intermedio), y se han forzado los límites de las capacidades, tanto de pilotos como del equipo y naves, para llegar, y estar frente al centro de la galaxia.

Si bien el record actual es de menos de 8 horas ininterrumpidas de vuelo, la distancia suena fascinante en un primer vistazo (¡25 899 años luz desde el sistema Sol!). Llegar ahi, mas que una novedad o un "hito" en la carrera de algunos de nosotros, es un ritual de paso, una acción tangible y desafiante para un explorador bisoño. Tan solo basta re leer mis entradas previas en esta bitácora, para encontrar (salpicadas por aquí y allá) alusiones, declaraciones de interés e intentonas (algunas mas serias y mejor cocidas que otras) por partir en ruta a la inmensa y majestuosa aspiradora espacial.

Meses mas tarde, y heme aquí redactando estas líneas, a unos 18 000 años luz de donde guardo mis cobijas, y en un peregrinar no euclidiano. Cada nuevo descubrimiento, cada señal interesante, cada vistazo que me llena de asombro me sigue empujando mas y mas lejos. No pierdo de vista aquel supermasivo cuerpo sideral; pero, mas que un fin en sí mismo, esta siendo cada vez mas como un primero impulsor, como aquel chispazo o detonación del cual nace un incendio.

En algún punto, en las conversaciones con mi hijo, me llego a preguntar "y ¿por qué no viajas en línea recta hasta allá?"... y aunque se que no, me ha costado poner en palabras una razón. ¿será el rechazo a una via rapida y facil? ¿terquedad y tenacidad hijas de mi baja autoestima buscando probarme a mi mismo? ¿el eco de un viejo poema (del autor terraqueo Robert Frost) que le cantaba al "camino menos transitado"?; tal vez requiero de mayor capacidad introspectiva para resolver esas dudas, por el momento seguiré mi recorrido, muy a mi ritmo y capacidad, enfocado en que sin importar que ruta tome, no lamentare los caminos no recorridos.

enter image description here

Y seguire adelante.

Cada fracción cuenta

Van seis semanas de viaje.

enter image description here

Sin contar las escalas "técnicas" para reparaciones y vituallas, el viaje me ha transcurrido sin sobresaltos severos.. sin contar ese aterrizaje catastrófico en aquella maldita roca de gravedad elevada, un episodio que trato de olvidar...aun cuando mi hijo me lo recuerda a cada aterrizaje planetario que le toca presenciar.

Ya son mas de 14 mil años luz, y afortunadamente sigo adelante. Cada sistema sin cartografiar me produce una carga de dopamina y complacencia que me lleva a cuestionarme como he podido vivir tantos años sin este tipo de viajes.

enter image description here

Lo único que me apesadumbra, es la severa falta de hallazgos biológicos ahí fuera. ¿Es que no hay?, ¿o se esconde de mi? ¿o soy demasiado inepto para buscarles?. Es cierto que la vida se atenaza a cualquier rincón donde pueda medrar; he visto colonias microbianas formando moles metálicas entre planetas, colmenas en las superficies, vegetales aberrantes en paramos desolados y sin atmósferas; pero en estas regiones no pasa de un puñado de hallazgos. Quizás deba volver a mi protocolo de viaje anterior, en el cual omitía los sistemas con estrellas clase "M" o "rojas" (que son el grueso de la población estelar), pero de hacerle así solo estaría volando en búsqueda de una ganancia pecuniaria...y me asquea un poco el explorar solo por dinero.

Claro, unos millones de créditos extras a nadie le vienen mal, pero considerando el volumen de información que se amontona en la computadora de vuelo, las finanzas no serán problema...siempre que regrese de una pieza y venda los datos.

Por lo pronto, sigo cruzando regiones galácticas, y acercándome al núcleo; creo que el viaje me este ayudando a fortificar mi paciencia (rasgo que no me caracterizaba antes de partir) y de esto saldré mas centrado, ecuánime y mejor explorador...¡puede que hasta aprenda a dejar de estamparme con planetas o estrellas! XD.

enter image description here

Con miras al mañana

Y sigo viajando.

Según los griegos antiguos, Odiseo tuvo su periplo en 20 años, así que en comparación mi viajecito es cosa de ir a la tiendita de la esquina. Claro, no por la duración, los riesgos serian menores (en sus respectivas escalas y contextos claro está). Y mientras allá en casa las cosas van de rojo a rojisimo, y de mal a gobierno latinoamericano (es decir..¡peor!); todo parece indicar que salir en un buen momento.

No por que mi viaje fuere con fines escapistas, o por que me incomode las hostilidades entre poderes políticos, a final del día esas batallas son libradas por tipos como yo (con un amplio abanico de habilidades, y muchos, increíblemente buenos), para beneficio de parásitos cuya definición de "esfuerzo" es tener que levantar su copa de brandy Laviano (por que han de tener quien les de de beber en sus fauces).

Pero aquí fuera, es diferente. Obviando la ausencia de vida humana, esto espacios inmensos sobrepasan mi capacidad mental de entendimiento. Tanto lugar desconocido, tantos puntos luminosos a los cuales querer llegar, ¡tanto por ver y hacer y tan poca vida para ello!, ¡cuan efímero me resulta mi esfuerzo!, ¿que diferencia marca mi minúscula labor en este océano de incertidumbre e ignorancia?.

Mas no todo es desesperación y nihilismo (o locura espacial, según el gusto de quien lea esto).

Días atrás, en uno de los foros de exploradores (si, en Reddit, donde los escritos y proezas de insignes comandantes y veteranos exploradores conviven con las diatribas de piratas y asesinos; y todo lo que quede en medio) un colega se lamentaba de tener que esperar, meses quizás, a que estén disponibles los trajes de exploración planetaria (las celebres "piernas espaciales") para los que somos usuarios de consola. Dado que en próximos días, quienes sean usuarios de ordenador tendrán el acceso a tales equipos (cosas de tener que configurar la compatibilidad, purgar errores, ¡que se yo!, tal vez darle de comer al duende mágico que hace trabajar estas cosas), este comandante y cofrade, planteaba la duda de si continuaba su viaje de exploración habiendo arribando a un punto llamado "Beagle Point", conocido como el lugar mas lejano en relación al Sol, o si por el contrario, regresaba y mandaba todo a paseo. Esto, debido a que quienes comanden sus naves vía ordenador, no tardarían en llegar y desembarcar en sitios tan celebres o reputados entre la comunidad de exploradores.

Algo que pude comentarle a este camarada es que, en mi humilde parecer, explorar no es una carrera; no es un esfuerzo frenético por la supremacía y dominio sobre otros, no se lanza uno al vació en aras de clamar laureles que impongan respeto o intimiden a los demás. Viajamos, volamos y descubrimos por el gusto de hacerlo, cada hallazgo (o la falta de ellos) es su propia recompensa. Esto no es un esfuerzo de humano contra humano (para ello están desde el combate hasta las carreras y comercio). Esto es uno contra uno mismo. Los esfuerzos de mis hermanos, hermanas y colegas no hacen menos a mis esfuerzos, sus logros llevan mas lejos mi búsqueda de logros, cada pizca que añadimos al saber colectivo de la humanidad, cada roca que cartografiamos se suma a lo preexistente.

Explorar, descubrir y aprender, son acciones para la posteridad.

Así que seguiré viajando, muy a mi ritmo y capacidad, pero sin duda, cada cosa que vea y que nadie mas haya visto, servirá; tal vez no ahora ni en mil años, tal vez sea olvidado y requiera re descubrirse, pero sera un regalo al futuro.

Antes sembrábamos arboles con esperanza de que nuestros descendientes disfrutaran su sombra o frutos, ahora recorremos la galaxia con fines parecidos.

A medio camino

Otra semana que paso volando (¡ja!).

Al incremento de viajes, vueltas, aterrizajes y vistas asombrosas, se añade mi entusiasmo al navegar "aguas" sin sondear (¡regiones enteras de la galaxia!).

Mientras continuo mi peregrinación hacia el centro (o lo que creemos es el centro) de la galaxia, no dejo de sentir que, pese a no ser ni el primero ni creo que sea el ultimo en esta faena, me "enlazo", conecto, resueno o siento el eco de las expediciones pasadas, a lo largo de la historia humana.

Ya en lineas anteriores en esta bitácora, había vertido mi inquietud y desasosiego por sentirme insignificante en comparación a las primeras almas temerarias (y quizás, ¡un poquito dementes! n_n!) que abandonaron sus pastos cómodos y serenos, en pos del eterno desconocido, del horizonte inalcanzable y siempre anhelado, que nos fustiga a seguir y andar. Ese ímpetu por seguir avante, por ver y estar ahí, en la siguiente colina, la costa opuesta, ese planeta lejano o aquella estrella inalcanzable (y quizás algún día, ¡la siguiente galaxia en el horizonte!) nos han movido y moverán.

No se si sea por mi ego superinflado, o la falta de confianza en mis habilidades para hacer otra cosa, o tal vez el cobijo y confort en la soledad. 10 000 años luz (y aumentando) me separan del sistema que he llamado "hogar", faltan otros tantos para mi objetivo; recuerdo que no mucho tiempo antes de emprender el viaje, mi esposa y yo vimos una película, de varios años atrás, donde los personajes representaban el drama humano y las tragedias sufridas al escalar la montaña mas alta de la vieja Tierra; "Everest" se titulaba. Las peripecias, ambiciones, tragedias y desventuras de los personajes, son los arquetipos (a mi humilde, inexperto e irrelevante parecer) de quienes exploramos por la pura pasión de hacerlo. ¿sera que lo llevamos en los genes?. ¿en la crianza (o la falta de esta)? o quizás... quizás sea algo tan humano, como el impulso de exterminar a nuestros semejantes.

Tal parece que, viendo a la negrura sideral, mi mente se analiza a si misma, cual si fungiera el telón cósmico como un proverbial espejo de mis pesares, temores y anhelos.

enter image description here

Por lo pronto, aquí fuera, contemplando agujeros negros, estrellas y demás; siento que tengo un propósito.

Y eso es invaluable.

Casi consigo un premio Darwin

Otra semana, y otros tantos viajes y recorridos.

Ya son mas de 7 mil años luz recorridos, y una cantidad respetable de descubrimientos; aun si se siente lento, creo que progreso es progreso, y me sera siempre preferible a quedarme estático o rumiando senderos rutinarios.

Mi trayecto hasta ahora

Si mis cuentas no fallan, llevo 1/3 de la distancia recorrida. Ya deje atrás la región galáctica de inicio, y me adentro en una zona llamada "Hawkins Gap". Gracias a una buena cantidad de estrellas de neutrones y sus energéticos impulsos, espero cruzar sin contratiempos esta región, en lo que resta de la semana.

enter image description here

Y mientras doy mis peregrinajes, vueltas y tumbos, he aprovechado para aterrizar y escanear algunos sitios planetarios (añadiendo confirmación de hallazgos al "códice Galáctico"); en uno de esos sitios (el sistema Syralie ZA-L c22-8 ), cedí a un impulso temerario y francamente idiota.

En lo que podría describirse como un momento de "ten, agarra mi cerveza", conduje el vehículo de exploración superficial directamente a la boca de unos geisers...y siendo propulsado varios metros en vertical.

El primer ensayo fue emocionante, pero a la vez tímido y limitado, cosa de despegar unos 100 - 120 metros; ni la baja gravedad planetaria, ni los propulsores auxiliares del vehículo, dieron gran impulso en vertical.

Envalentonado y con el impulso primitivo de hacer algo que se sabe estúpido pero resulta emocionante, conduje el vehículo directo al chorro de un geiser aun mas vigoroso (y posiblemente , furioso) que el anterior. El bramido del liquido al ser expulsado, y el retumbo de la columna liquida eran impresionantes, como una advertencia a posibles tarados en la cercanía de no hacer lo que me disponía a realizar.

No paso mas de unas fracciones de segundo, un tiempo menor al requerido para procesar la magnitud de mi temeridad, para que el vehículo (al poco de "tocar" la columna -aerosol de liquido hirviente) despegara dando tumbos sin parar. Ahora si, el altímetro (en rojo, por su puesto) incrementaba su conteo sin parar; tras maniobrar para detener la rotación, estabilice el vehículo y continuamos el ascenso. A los pocos segundos de haber sido inyectados de la superficie, alcance unos 1.5 kilómetros de altitud...e iniciamos la caída libre.

enter image description here

Si, al escribir esto veo que fue algo muy idiota el entrar en el chorro de un geiser, a borde de mi único vehículo de exploración, y a mas de 7 000 años luz del lugar mas cercano donde comprar otro (en el caso de sobrevivir al impacto, recorrido y demás)... sin embargo, la emoción y el entusiasmo por hacer algo que (pese a todos los indicios del extremo peligro que conlleva) me era desconocido, novedoso y "extremo" fueron mas fuertes.

Puede que sea la locura espacial, la soledad en medio del océano cósmico de negrura (casi) infinita, o quizás mi cerebro de primate en una eterna búsqueda de "Dopamina" y recompensas químicas, euforia generada por substancias que algunas de mis neuronas vomitan al enfrentar circunstancias imprevistas o desconocidas...o tal vez una mezcla de todo eso. El caso es que explorar, descubrir y probar (con sus tragedias y tropiezos) son trillizos del espíritu humano y del hambre de conocimiento que nos arrojo en pocos milenios, de las cavernas a recorrer la galaxia.

Y que hace que a veces destroce la nave en planetas, agujeros negros, o casi reviente mi vehículo al caer un kilómetro y medio...nada mas por la anécdota.

Al menos, conseguir sobrevivir (el vehículo también), regresar a la nave, y despegar en pos de otras novedades.

Torschlusspanik

Han pasado ocho días desde la entra anterior en esta bitácora, durante ese tiempo, he continuado mi lento (tal vez) pero decidido (o eso creo) avance. Si bien aun estoy lejos de llegar a "Sagitario A", la cantidad de saltos hiperluminicos que nos separan, es menor cada vez.

En estas vueltas me encontraba, cuando revise mis registros de vuelo. Llevo hasta el momento, un total de 2147 sistemas visitados, y mas o menos 3128 saltos desde que despegara mi carrera como piloto; si bien son números modestos (y hay gente ahí fuera que lleva años haciendo esto) creo no deja de sorprenderme cada sistema visitado, cada planeta, cada humilde roca congelada o cada extraña forma de vida en medio del vació sideral.

Como única compañía aquí en este vasto terreno de juego, tengo a la voz monocorde de la computadora de abordo, que me mantiene distraído con las noticias de la red galáctica, o la lectura en pantalla de las bitácoras de otros comandantes (cuyos diferentes idiomas pueden hacer algo mas difícil la interpretación del contenido...dada mi pereza para traducir manualmente el texto, si me cuesta leer, le dejo su "me gusta" y pasamos hoja) .

Hasta ahora, he aterrizado en varios planetas y escaneado "anemonas" en sus variantes comunes, aprovechando esos aterrizajes, para leer y/o oír las novedades.

enter image description here

Las rabietas y demandas de los poderes y potencias galácticos me suelen tener sin cuidado, en particular si dicha "potencia" política es en si un cubil de palurdos y piratas de toda clase, como la famosa "Kumo Crew"...Bastante frescas están en mi memoria y odio, las veces que me has destruido la nave en ataques piratas, como para dejar de sentir un impulso inusitado por dar media vuelta e ir a regalarles disparos y desgracias...pero ya con mas calma, la distancia de 3 000 años luz o mas, se me antoja extenuante, como para haber regresado solo por un deseo de violencia gratuita, ademas de que no soy un combatiente notable.

Y así, paso una semana o poco mas, con sus afanes y desmanes, periplos y tragedias, sin mayor pompa ni circunstancias favorables; concluida la jornada a favor del supremo jerarca pirata y sus lacayos, lamebotas y demás parásitos, dio lugar a un evento aun mas interesante para mi (pero me veo impedido dada la distancia). Esta vez, se trata de recolectar, transportar y vender reliquias de la "¿extinta?" civilización no humana de los "Guardianes".

Las recompensas son atractivas; pese a que el armamento fabricado gracias a los tonteos humanos con la tecnología de dicha civilización no ofrece mucho daño contra naves humanas (con modificaciones o no, es irrelevante), son la única linea de defensa efectiva contra los avances de la otra "¿civilización?", ¿enjambre?, ¿plaga?, ¿castigo divino por nuestra arrogancia como especie y civilización? o como sea que llamemos a los "Thargoides". Sin las armas de tecnología hibrida, los esfuerzos de pilotos y comandantes enfrascados en la cruenta tarea de defender a la humanidad, serian poco menos que risibles. No dejo de admirar a quienes osan enfrentar y vencer a esas monstruosidades biomecanicas del infierno y sus naves dignas de pesadilla.

Aquí fuera; y lejos de todo; entre planetas nunca explorados por un primate como yo, es fácil olvidar que existe una guerra desesperada por la misma superveniencia de la especie humana...y aun mas difícil de creer que existan facciones y escuadrones dedicados a defender a esas alimañas.

enter image description here

Ni hablar de quienes usas armamento de esa especie para atacar estaciones humanas...

¡Si tan solo no llevara mas de 3 semanas de vuelo!, hice las cuentas, y ni tomando una ruta rápida de retorno, cortesía de algunas amigables estrellas de neutrones, podría llegar antes de que concluya la misión comunitaria.

Solo queda hermanarme en "espíritu" con quienes participen en esto, y mandarles mis "pensamientos y rezos" (lo que es igual a no hacer ni un carajo y solo tratar de sentirme bien conmigo mismo ¡je!).

Al menos conseguí llegar a una estación espacial (¡en un bendito asteroide!) llamada "Morgan´s Rock" en el sistema NGC 6188 SECTOR LC-V C2-28; hice mis reparaciones y libaciones de rigor, y vuelvo a dirigirme al centro de todo...o al menos de la galaxia misma.

enter image description here

Lo que me lleva al titulo de la bitácora, "Torschlusspanik", definida antiguamente como "El miedo a que las oportunidades se terminen conforme vamos envejeciendo"...o una mierda así.

Y es que conforme se me acumulan los días, los año luz recorridos y los desmanes en la "civilización", siento que se me terminan las oportunidades de hacer algo trascendente, así sea descubrir una piedra nueva o una estrella medio agotada, el caso es dejar constancia de que existí, que fui, que pese a los billones de seres semejantes a mi, solo existió un "yo". Cualquier actividad, por mucho que eleve y de placer a quien la realice, tiene el germen de la melancolía por el porvenir desconocido.

Es eso, o la falta de oxigeno que me hace escribir pavadas...

Tropezar y caer.

¡Ah el Universo y su sentido del humor!

Tan magistral en sus movimientos y finos ajustes, como en la tendencia ( inexorable y ubicua) al equilibrio. Tan glorioso en la ironía, y en la comedia negra, que vuelve insignificante cualquier remedo de comedia humano.

Desde que salí de mi "hogar", he recorrido un sendero no lineal, con base a las marcas que sigo añadiendo al mapa galáctico (puntos de interés, zonas sospechosas o estrellas de neutrones). Los días se suceden entre si, y todo parecía marchar "viento en popa" (o como se diga hoy en día, con eso de los viajes espaciales y demás).

Escanear planetas, aterrizar en los interesantes, recoger algunos materiales, despegar y repetir; solo interrumpido por las escalas a recoger combustible estelar y los saltos cortesía de amigables pulsares.

enter image description here

Absorto en la belleza inmensurable del cosmos, hermanado al mismísimo tejido del vació estelar y en plenitud y unión con el todo, recorría los sistemas a mi alcance y anhelo.

Todo estaba sintiéndose como una seda; en medio de mi fervor, llegue al sistema HD 148937, tras un salto vía estrella de neutrones.

Por alguna razón, repare en un planeta de ese sistema, el tercer cuerpo del sistema, y tras escanearlo, note que contaba con varias señales biológicas. Justo cuando decidí aterrizar y ver una de ellas, note que dos portanaves privados se encontraban en órbita geoestacionaria.

Algún destello aleatorio y divino en mi masa cerebral, me impulso a visitar uno de esos portanaves; uno era de uso particular, cerrado el acceso a quien no fuere amigo, cofrade o confidente del usuario principal. El segundo resulto mas amigable; su dueño (el Comandante Prophet Velen; ¡los dioses y astros te bendigan! ¡que nunca te fallen el cabello ni los vasos sanguíneos!) le doto de servicios muy útiles; ahí repare los pocos daños acumulados, recargue munición para la unidad de autoreparacion y vendí mis datos cartográficos

Hechas las libaciones y maniobras de rigor, tome ruta a una cita con el destino.

Tras concluir el abordaje orbital me sentía inquieto, había sido inusitadamente largo y me tensaba una alarma en mi interior que no llegaba a reconocer.

Cuando finalmente salí de planeo suborbital...bueno, al menos fue rápido el trance.

Me estrelle de lleno, reventé como un globo lleno de agua al ser soltado desde un edificio; mis restos humeantes debieron quedar parcialmente desperdigados, y habrán añadido un cráter y quizás una carcajada a la superficie de tan infame planeta.

enter image description here

Sus 9.78 veces la fuerza gravitatoria estándar (comparada a la de la Tierra), bastaron para dar cuenta de mi pobre nave.

Afortunadamente, pude recuperar mi nave (gracias al seguro, recompra y al haber aparcado en el portanaves cercano); en casa tienen un dicho: "Si te caes del caballo, tienes que volverte a subir o jamas seras un jinete"... así que entre vengativo, con mi orgullo herido y por puro capricho y tertarudez, volví a enfilarme al mismo planeta.

Esta vez, fui con un angulo mas agudo, y descendí únicamente con propulsores secundarios; toque la superficie (perdí escudos e integridad del casco), escanee las "anemonas" en la superficie, y me dispuse a despegar.... sin éxito.

Tras mandar toda la energía a propulsores, y presionar al limite el impulsor vertical, logre ascender unos 20 o 30 metros...para caer como ladrillo y quedar panza arriba.

enter image description here

Muchos daños y no pocos reinicios de la nave y sistemas, conseguí activar el postquemador, desgraciar buena parte del casco, pero salir de esa misera postura.

Algunos megametros mas allá, estaba una baliza de comunicaciones que rezaba el mensaje "Gravedad alta"...una advertencia mas homerica y sardonica que nada, pues yace en la superficie planetaria.

enter image description here

Definitivamente alguien ahí fuera tiene un sentido del humor perverso.

Ecce homo

Por ahora vamos lento.

6 saltos hiperluminicos en 3 días (uno de ellos cortesía de una estrella de neutrones bastante amigable) y varias escalas para aterrizar, colectar materiales en la superficies planetarias, y demás faenas. En medio de esos recorridos, he podido encontrar diversas formas de vida y esplendor; los arboles "de cerebros", las "anémonas", y los "cristales metálicos".

enter image description here

No deja de estremecerme la increíble capacidad de "LA VIDA", (si, así con mayúsculas y énfasis) para medrar do quiera sea posible, y mas aun, donde pareciera imposible. En extrañas rocas desprovistas de cualquier remedo de atmósfera; en plutonianas bolas de hielo y roca; en el vació estelar, flotando a la deriva sin razón o sentido; tan ajenas a nuestra concepción de lo que es vivo y de lo que no, que solo podemos especular (y lo hemos hecho durante milenios) que tanto faltara por descubrir.

enter image description here

Cada paso que valientemente damos hacia el abismo ignoto ahí fuera, nos acerca a los terrores y maravillas que yacen tras un fino y desconocido velo; asomarnos detrás es la quintaesencia del vagabundo, del peregrino entre las estrellas, del errante y curioso navegante que boga en pos de "lo que sigue"; la siguiente estrella, el siguiente planeta, la próxima expedición.

Vivimos con un pie en el presente, y el resto del ser en la futura expedición, esperando sentirnos completos, vivos, trascendentes.

El infinito es una madeja de hilo que amamos desentrañar; casi como si al conocer el vació exterior, nos descubriéramos a nosotros mismos.

enter image description here

Casi.